SIERRANIEVES.COM en Español SIERRANIEVES.COM in English SIERRANIEVES.COM in Deutsch



 
PLANIFIQUE
SU VIAJE
Situación
Reserva de
la Biosfera
y
Parque Natural
Turismo activo
Productos turísticos
Rutas y mapas
Alojamientos
rurales
Restaurantes
Contactos
El clima

El Tiempo en Málaga
 

 
NUESTROS
PUEBLOS
Conozca nuestros
pueblos
Galería de fotos
Callejeros

Atlas Etnográfico de las Sierra de las Nieves

Aula Etnográfica de las Sierra de las Nieves

NUESTROS
VALORES
Gastronomía
Fiestas
Artesanía
Sierra de las Nieves,
Ayer y Hoy
 
DESCARGAS
Zona de descargas
Vídeos temáticos
Boletín Sierra de las Nieves

NUESTRO
PASADO
Historia
Antiguos oficios

 

 

Hits: Contador de visitas a la página
DISEÑO WEB EN MALAGA:
ONIRIA MULTIMEDIA

 

GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS
Alozaina AYER HOY
Casarabonela AYER HOY
El Burgo AYER HOY
Guaro AYER HOY
Istán AYER HOY
Monda AYER HOY
Ojén AYER HOY
Tolox AYER HOY
Yunquera AYER HOY

En una retrospectiva de la Sierra de las Nieves observaremos que este territorio uniforme física y culturalmente, ha sido desmembrado caprichosamente en el pasado, impidiendo una vertebración territorial consecuente con esa homogeneidad ecológica y cultural de la Sierra.

No obstante, la propia singularidad de este territorio y de sus gentes le confirieron en el pasado uno elementos de cohesión que ni el paso del tiempo han podido borrar, todo lo más atenuar.

Este territorio se caracterizó, entre por otros muchos elementos, por poseer una gastronomía común, constituida por una serie de platos de sencilla elaboración. De tal modo que podemos hablar de la existencia de unas sopas de pan, comunes a todas las localidades serranas pero con la impronta local marcada en cada una de ellas, generándose platos afines unos a otros y a la vez tan genuinos como la sopa de siete ramales de El Burgo, la sopa hervía de Alozaina o la sopa de tomate de Monda.

La homogeneidad de los platos y un sinfín de saberes, haceres y decires se transmitieron de pueblo a pueblo por los innumerables caminos, colás y vereas que unían unas localidades con otras. Estos caminos, a primera vista simples y rudimentarias vías de comunicación, constituyeron en realidad una urdimbre de información tejida sobre la farragosa y vasta Sierra. Porque los pastores, cabreros, recoveros, arrieros, gañanes, carboneros y otros tantos miles de hombres y mujeres condujeron de un pueblo a otro algo más que sus animales y mercancías.

Fueron por tanto estas vías pecuarias auténticas autopistas de la información, que posibilitaron que los transeúntes compartieran sinsabores y alegrías, formas de expresión y formas de vivir el día a día, o por qué no, simplemente echar un revezo.

Con lo expuesto hasta el momento se intenta constatar que la Sierra de las Nieves tiene una cultura propia, que se mantiene gracias a la transmisión oral de generación en generación, estando anclada por tanto, en la memoria y el recuerdo de sus gentes. Ahora bien, no se puede entender esa forma de concebir el mundo que los habitantes de la Sierra tienen sin su entorno natural. No olvidemos que hablamos de una relación ecológica-cultural.

El ser humano ha de entenderse inserto en el medio físico, como una parte más del todo, transformándolo y sacándole provecho, pero con unos criterios de sostenibilidad presentes hoy pero arraigados en el pasado. Lo increíble de esta situación es que se da desde mucho antes de que se cuestionara la racionalidad de los modelos de desarrollo… son sostenibles y racionales porque lo son y porque siempre han sido así. Es decir, que el agricultor de Yunquera cultiva en tablas o bancales, por lo mismo que el de Istán saca las “corchas” de los alcornoques o que el de Monda injerta el acebuche en olivo, porque se ha hecho así de “toa la vía” y no porque atienda a términos actuales, un tanto artificiosos, de sostenibilidad.

Pero esa es la imagen que, rememorando el AYER de la Sierra de las Nieves, tenemos HOY, si bien existe un sesgo de la realidad, ya que la situación tiende a cambiar y a velocidades vertiginosas.

La Sierra de las Nieves en tanto a su ubicación geográfica, a caballo entre la Serranía de Ronda y la Costa del Sol Occidental, y su latente proximidad a la capital malagueña, apenas 35-40 minutos, se encumbra como uno de los entornos ecológicos más privilegiados de la provincia, y por tanto, apetecible como destino y negocio de la gran industria turística y del sector inmobiliario. Etnográficamente se constata ya el comienzo de un trasvase en el modelo de crecimiento económico, que, demostrado insostenible, fracasado, acabado y sin sitio ni lugar, pretende inculcar la misma globalidad y uniformidad económica en la Sierra de las Nieves. Nuevos ritmos vitales, nuevos modelos de desarrollo que pasan por alto los sentimientos de pertenencia territorial que estas gentes puedan tener para con su tierra. Además de despreciar aquellos modos de vida que desde siempre les han permitido ser capaces de levantar el ánimo ante las muchas dificultades sufridas a largo de su vida, y proveedores de una gran dignidad ética y moral.

Según el Dr. Mandly, profesor titular del departamento de Antropología Social de la Universidad de Sevilla, que viene trabajando desde años bajo la línea de investigación del desarrollo ecológico-cultural, un territorio objeto de un proceso de desarrollo al uso, sólo será sentido como propio, en la medida en que éste proceso desvele aquella memoria histórica y cultural que lo cualifica y lo hace suyo. Los procesos de desarrollo actuales, no tienen en cuenta que la sociedad es una producción en el tiempo y la cultura un devenir, y quiebran la idea de continuidad cultural.

La Sierra de las Nieves se acerca a la cultura en estado puro, buscando significados, acciones con intención de comunicar y metiendo los dedos en la llaga de los sentimientos y los recuerdos. En Istán, en pleno zambombeo de Pascua, una vecina decía cuando pasaba la pastoral por la puerta de su casa e intentaba recordar el villancico que en ese momento rezumbaba entre las calles:

-¡Yo ahora mismo no me acuerdo, pero cuando me sale…., me sale!

Nuestro objetivo es este, esperar la salida del recuerdo, la activación de una memoria que no se puede controlar, ¡¡que sale…, cuando sale!!.

Los actuales modelos económicos de crecimiento, ya caducos y demostrados insostenibles, nos conducen a demostrar la vigencia activa, aún hoy, de numerosas manifestaciones y expresiones festivas que aluden a la relación del ser humano con su medio natural, a su memoria y al recuerdo, y que representadas como tales, son capaces de estimular en los lugareños de esta sierra, un sentimiento de pertenencia territorial –identidad social y cultural-.

La cultura en la Sierra de las Nieves hay que considerarla HOY como el mejor de los patrimonios, sin dejar de lado la incorporación a la Sociedad de la Información y la Comunicación, porque las Nuevas Tecnologías han de ponerse al servicio de nuestro modelo de desarrollo, difundiendo a los cuatro vientos que nuestra cultura es el ejemplo a seguir… tantos siglos de historia no pueden estar equivocados.

 

 

Asociación Grupo de Desarrollo Rural Sierra de las Nieves y su entorno

C/ Del Pozo, 17 - 29410 Yunquera (Málaga) - Tlf.: 952 48 28 21 - Fax: 952 48 29 44

Email: agdr@sierranieves.com

 
NOTICIAS
Noticias y eventos
PLAN ESTRATÉGICO
PLAN DE
DINAMIZACIÓN
TURÍSTICA
Plan de Dinamización Turística